sábado, 3 de junio de 2017

dulzura ignora




Pasa de todo cuando el amor ofrece su posibilidad
nos hace un nudo arriba y nos cuelga
un monte se nos atraviesa
se  congela el pan
Se traba el disparo
Nos viste de oscuro la confabulación
Se salta de constelación
Se dinamita el rebaño
El perro guardián
desobedece a tu  voz de mando
cruza la línea que le trazaste

Cuando ese perro negro se asoma
Se asoman dos niños tiranos 
Se asoma el padre implacable
y la hija hambrienta
Se asoma el mundo que ignoramos
una fe abatida
una dicha enferma
Ahora que lo pienso 
eramos nosotros aquel perro
todo el día a la espera con las luces apagadas
acumulando sangre en los pulmones
devorando la misma ración
como si no fuese cada noche un sabor idéntico
Como dos platos sucios 
en el ansia de una bacha
así mi amor, nos hemos ahogado
quizás la música de Satie 
flote un tiempo más 
sobre lo dómestico
Y el perro fuera de sí
se arrime al agua de aquellas cavilaciones
y una vez más
beba lo dulce
sacie lo perverso

2 comentarios:

  1. Siempre, el amor, causando problemas...

    Nos leemos,

    J.

    ResponderEliminar
  2. Siempre es un placer leerte y saberte cerca. Espero estés bien. Te abrazo grande. Al

    ResponderEliminar

el fuego que aún queda

El fuego que aún queda no alcanza a encender mi cigarrillo Necesidades y abismos  imitan la luz del día Duermo bajo los efectos...