lunes, 18 de marzo de 2013

Lizzie Borden




Sueldo el ataúd de una mujer llamada Lizzie Borden
Y estoy solo.
Imagino que sabe de mí
Y me averguenzo de su fe:
ser curada por alguien que no ha sido sanado.
Imagino un leño que la neumonía extingue
un río al que se ha arrojado un chacal
Esta habitación lleva un oscuro propósito – pienso -
Como en esa casa de  River Fall
donde hoy despierta otro sueño americano
Persiste el olor a estaño
 en el almuerzo, en el viaje a casa.
A la noche pongo el agua para un té
Sigo solo.
Algo ruge como Lizzie
en el porche de la casa que no abren.
Pienso en la locura
como en una taza
donde humea el aliento del día
donde flota la pesadumbre
y  todo rostro de la maldad se refleja y germina
Mi paz brilla como el hacha de Lizzie Borden
Mi voluntad se ha quebrado al ras, como su mango.


de El sueño de Sara Singer

son días de cinismo

Son días de cinismo las mujeres mueren a manos de un oscuro propietario los ancianos albergan niños roncos y perdidos el agua pasa los t...