miércoles, 18 de octubre de 2017

Así ha sido toda la vida



Así ha sido toda la vida
así es ahora
un día arrojado para voltear a un hombre
y a ti sólo para despeinarte
Luces un espléndido rasguño sobre el rostro, otro luce un corazón de hierro
una bondad ortopédica
un tubo de oxigeno,
un ojo de vidrio, la calvicie de una peste
el áspero talón de quien anda por el monte
el cayo de la música
el titilar de un párpado vencido
por la máquina febril
la espalda tirante de cargar lo contrario
o tan sólo el moretón
que descubres vistiéndote
y cuyo golpe desconoces
Pero hay quienes no lucen nada
Ni curvatura en la sombra
ni polvo entre los dientes
ni cabellos que se parten al mínimo roce.
Ellos exprimen la fruta sin volcar una gota
Hacen el amor ciñendo los cuerpos
Exigen castigo con la mano del delito
Andan pálidos, súbitos, a sangre fría
Sin prender ningún fuego, sin sonido de motor, sin sudor,
casi verdaderos,
muertos de quietud, de escepticismo



El animal no domesticado

jueves, 28 de septiembre de 2017

Cavilaciones



Como dos platos devorados
en el ansia de una bacha
así mi amor, nos hemos ahogado
La música de Satie
reina sobre lo doméstico
y una avispa baja hasta el agua
de aquellas cavilaciones
Sacia lo perverso
Alguna belleza opera
en nuestra podredumbre 

martes, 5 de septiembre de 2017

son días de cinismo


Son días de cinismo
las mujeres mueren a manos de un oscuro propietario
los ancianos albergan niños roncos y perdidos
el agua pasa los tobillos y el fuego llega a la boca
El mundo se ha vuelto un punto de luz intermitente
Nadie quiere perder su chance
de ser acribillado
de estrenar deslucimiento
Sangran con desparpajo
culpan sin pudor
hacen hablar a los que ya no buscan responder nada
La superstición es un bello arte de peluquería
la suerte un asunto inconfesable
A la mañana alguien juega la patente de un verdugo
otro ata el dinero con la cinta del arcángel
oscila un péndulo
orienta la cabecera al sur
La cuestión es pasar el día intentando
invocar
Nunca aliviarse

xxxx



No es la explosión ni a los que elige
es lo desprevenido
Una pareja da vuelta el colchón como una canoa
Una niña busca la fibra bajo el sillón
Una anciana ovilla su lana frente al fuego
Toda envoltura de precariedad
estalla
Toda apariencia de felicidad
enferma
Con ritmo un jardinero se entrega
al frenesí de la poda
atento por cortar
ese detalle
Un reflector se enciende
sobre todo lo que anhela no ser visto
se hunde en lo que ya no responde
frivolidades nos ven pasar
anhelan el fresco torrente de la sangre
Alguien aquí está llorando
mientras afuera
un colectivo repleto  de otra gente
 mira frente a un espejo
Este es el reino de un dios embrutecido
de vez en cuando tira una bomba
 sube a su torre
afila una flecha
toma posición
nos quita el coraje
se desmiga
sobre nuestras cabezas
habla en nosotros
nos osculta, nos ingiere
Nos ha elegido.






una foto



un oso hunde la cabeza en un panal
un soldado relame la herida de Oshimin
un anciano tose frente a una lápida
Se someten a su imposibilidad
como a una adicción solitaria e inevitable de espera
y aquí la foto
un cuchillo en la taza que alguien dejó en la mañana
un monstruo que construye en la calma
su glaciar
Los que están en ella, podrían ser parte de un panal
transitar las calles de Oshimin 
o sentarse a tomar sol frente a su lápida
pero han decidido quedarse en la foto
Ya no tienen digestión ni estornudo
no pueden huir
pero agazapados en el pelaje de este monstruo 
viven
golpean a la puerta.

jueves, 24 de agosto de 2017

vivo y ardo




Vivo y ardo bajo mis escombros
como un idioma que se va perdiendo
Invertida en las cartas
que la vida arrojó como panes
pude haber visto el amor, el dinero y el sueño
ocultarme en el mazo
de lo turbio
del mundo
Vivo como me desnudo
sin quedar desnuda
dejándome ver en pequeñísimas partes
que no muestran
la gravedad del todo,
su fuego
Vivo como duermo, muerta de frío
destapada en los pies
descuidada en su base
Me anudo como la tormenta al poema
adentro tengo el miedo clavado como un hijo de la locura
Vivo sin piedad
para no volver a vivir.




viernes, 21 de julio de 2017

el fuego que aún queda



El fuego que aún queda
no alcanza a encender mi cigarrillo
Necesidades y abismos 
imitan la luz del día
Duermo bajo los efectos de la frialdad
aunque de esa convulsión
uno siempre se recupera
El gato que me dejaste
ha crecido
y se niega a salir de caza
Se sienta en mi falda esperando ver música
una quietud distina
un planeta más amable
A veces da un zarpazo a mis pies
Se olvida que soy un hombre
Ve un pez anclado entre tus piernas
o a la deriva
en su pequeño estanque.

Así ha sido toda la vida

Así ha sido toda la vida así es ahora un día arrojado para voltear a un hombre y a ti sólo para despeinarte Luces un espléndido rasguñ...